Bienestar emocional en el trabajo y felicidad

A mayor bienestar emocional en el trabajo, mayor satisfacción y mayor rendimiento = Felicidad laboral

Los que son felices trabajando, rinden más y generan un valor 0 en absentismo laboral

En el trabajo, cuando las cosas fluyen y encontramos mayor bienestar emocional es cuando tenemos ilusión, por ejemplo, con un determinado proyecto, e incluso podemos sentir momentos de intensa conexión con nuestro equipo y compañeros de trabajo, .

¿Te has detenido alguna vez a pensar cómo y de qué manera afecta a la felicidad en el entorno laboral?

Se ha demostrado en estudios sobre el rendimiento en el trabajo que no aprovechamos bien el tiempo y que gran parte del problema es la apatía, falta de implicación y aburrimiento. Además de repetir tareas, tener un trabajo repetitivo, sentirse apático o sin ilusión son factores que hay que mirar muy de cerca en nuestra empresa, este podrían ser los primero cambios a planificar … ¿Qué podemos hacer a las nuestra empresa?

Ayudar a hacer crecer a las personas

Buscar oportunidades de aprendizaje

Saber manejar nuevas estrategias y herramientas

Facilitar la movilidad entre departamentos de la empresa

Definir lugares comunes de intercambio de ideas

Promover la creatividad

Son algunos de los mejores antídotos para combatir el aburrimiento, el desgaste emocional y promocionar el bienestar, la ilusión y la felicidad en las personas del equipo.

La rutina laboral, una verdadera trampa

La rutina es un factor que se asocia directamente con la felicidad en el entorno laboral. Salir de la oficina para romper con la rutina, a la hora del desayuno o de la comida, fomentar las relaciones interdepartamentales o con otras empresas, potencia que nuestro cerebro se mantenga en un tono activo. Si además de esto, las empresas dedicaran parte de su tiempo a promocionar el ejercicio físico, el mindfulness, la formación en desarrollo y mejora personal, los efectos serían espectaculares. Así lo demuestran las empresas que ya lo están haciendo.

La reducción de los tiempos de las reuniones interminables, improductivas, ajustarlas a un horario, con un moderador que se encargue de distribuir los turnos, es también un potente elemento para disolver el aburrimiento. Presentaciones cortas, estimulantes, turno de preguntas, ciclos curso de actividades, o el tiempo necesario sin interrupciones son algunas de las claves para mantener el músculo de la felicidad en forma.

Y sonrisa. Ligado la sonrisa a la felicidad. Puede parecer una obviedad, pero es como propagar un rumor-

Si sonreímos, estamos generando un efecto en los que nos rodean. Habrá quien se resista -incluso activamente, pero deberá sucumbir o encontrarse aislado.

QUE A REÍR NO TE GANE NADIE. Siempre hay un motivo para SONRISA. Algo que te hace sentir vivo y hay propagarlo.

Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para potenciar la felicidad en el trabajo? Aquí te dejo algunas preguntas de reflexión que puede responder para saber dónde estás y dónde quieres llegar. ¿Empezamos?:

¿Qué te hace feliz? Somos diferentes, únicos, de manera que cada uno tenemos nuestra propia “huella feliz”. Saber qué nos hace felices, nos hace sentir bien mientras lo hacemos y anotamos en una lista tomar conciencia de nuestras actividades diarias, es un buen ejercicio.

¿Cómo construyes tu felicidad? La felicidad no sólo pasa. No sólo necesitamos ser conscientes sobre lo que nos hace felices, pasivamente. Necesitamos construirlo. Empieza poco a poco por las pequeñas cosas que te conectan con un sentido de propósito y pertenencia. Los cambios aparentemente pequeños, pueden tener un impacto muy significativo en cómo te sientes en el tiempo de trabajo. Estás construyendo tu pequeño entorno de felicidad personal en el trabajo.

Un pequeño paso, no te lleva a ninguna parte pero te saca de dónde eres

¿Cómo buscas las oportunidades? ¿Buscamos la forma de implicarnos en lo que se nos asigna? o buscamos opciones y piden proyectos en lo que nos gustaría participar. En cierto modo se trata de transmitir interés e implicación, en el rumbo de nuestra vida profesional. Podemos esperar que llegue, pero es mejor hacerlo nosotros posible, pedir lo que queremos.

¿Realmente, qué cosas te dan energía? Para un momento y piensa en las cosas que te dan positivismo, que te hacen sentir bien y te llenan de energía. Y también lo que te saca para que inevitablemente, será necesario que lo hagas. Cuando eres consciente de lo que te aporta y lo que te saca, rindes más porque lo puedes equilibrar. Serás más feliz, tanto en las situaciones que te gustan más como en las que no te entusiasman. Al ser conscientes de las segundas, y eliminar las expectativas negativas hacia ellas, nos relajamos, y nos encontramos sorprendentemente mucho mejor.

¿Identificas ahora qué te hace infeliz? hay momentos en que parece que todo va mal. Una mala jornada, marcada por una situación desagradable, puede hacer que nos sentimos realmente miserables. Pero no debemos pensar que un mal día significa una mala vida. Por el contrario, reconocer los malos momentos nos hará apreciar aún más los buenos, y trabajar para potenciar los. Anota cada día los tres aspectos que te han hecho sentir bien antes de cerrar el día y descansar y agradece el bueno de la jornada, así aumentarás tu bienestar y felicidad. Resumiendo, ya sabes que las personas más felices se benefician de estas ventajas?

  • Son más productivas y más creativas en su trabajo
  • Son mejores líderes y son asertivas
  • Desarrollan un trabajo que les gusta
  • Tienen vida social y saben compartir
  • saben manejar sus emociones siendo psicológicamente más sanos

Y recuerda que la neurociencia demuestra que las personas que se sienten felices presentan un sistema inmunológico más fortalecido.

Si quieres iniciar una intervención en la trabajo y empezar a resolver situaciones que no fluyen, envíame un correo y hablamos: info@mjtorrente.com

¡Hasta pronto! María José Torrente