El cambio puede ser una elección

“El cambio puede ser una elección. Si dejamos que el mundo exterior controle lo que hacemos, pensamos o sentimos no somos dibujantes de nuestra vida. ”

Cuando leo los libros que hablan sobre cómo crear la vida que quisiera, me doy cuenta que muchas personas seguimos buscando métodos, técnicas y estudios que demuestren, con una buena base científica que realmente es posible y que de verdad funciona. Las ultimas investigaciones sobre el cerebro humano, el cuerpo y la mente nos dicen que podemos conocer nuestro potencial auténtico.

 ¿Que podemos hacer? ¿Es posible ir más allá de lo que sabemos de nosotros mismos para crecer? y… ¿de que manera podemos hacerlo?.

Joe Dispenza en su libro “Deja de ser tu. La mente crea la realidad” desmitifica ciertos tópicos místicos, nos descubre que tenemos a nuestro alcance todo lo que necesitamos para hacer un cambio importante en nuestra vida. Por lo tanto además de querer “saber”, debemos saber “cómo hacerlo”.

“¿Como podemos aplicar y personalizar las teorias cientificas que hay para crecer como personas y ganar en Bienestar?”

Si cada uno de nosotros, nos esforzamos por conocer, entender y reconducir nuestro mundo interior de pensamientos y sentimientos, nuestro entorno exterior se moverá y cambiará. Será el momento de experimentar a través de la experiencia propia como la mente ha provocado un cambio en el entorno.

La información intelectual aprendida la hemos enriquecido a lo largo de nuestra vida. Hemos integrado los conocimientos para pasar de ser principiantes a expertos.

Si ahora somos expertos de los conocimientos que tenemos, pero queremos modificarlos, ¿que conviene hacer? Re-aprender  y pasar a ser principiantes nuevamente.

Entiendo que el verdadero empoderamiento surge cuando analizamos nuestras creencias y descubrimos que las raíces están ahogadas por condicionamientos educativos religiosos, culturales, sociales, familiares y genéticos de las generaciones que nos precedieron.

En estos momentos de incertidumbre y movimiento tecnológico, lo que ahora nos sirve puede que en breve quede obsoleto. Sin embargo, dejar los habitos de la vida a la que nos hemos acostumbrado y pasar a una nueva supone reiniciar un nuevo trayecto con un alto nivel de dificultad.

Podriamos ser un Salmón, este pescado que cuando se acerca la época de la reproducción, emprende el camino volviendo exactamente al lugar donde nació. Un viaje duro con dificultades, a contracorriente y saltos de agua. ¿Podemos ser un Salmón?, ¿esperar a que las cosas estén realmente complicadas y reaccionar?, ¿cambiar cuando estemos en un estado de dolor? o ¿crecer día a día como persona?.

El  cambio puede ser una elección. Si dejamos que el mundo exterior controle lo que hacemos, pensamos o sentimos no somos dibujantes de nuestra vida. Para iniciar un nuevo camino podemos coger las herramientas que ya tenemos y comenzar con pequeños cambios, estos tienen el poder de llevarnos más lejos y crecer como personas mejorando nuestro bienestar personal y profesional.

Así…,  ¿Qué quieres cambiar?