Hacer volar gaviotas

Nuestro potencial creativo esta dentro de nosotros y podemos verlo si ponemos atención.

Las grandes decisiones de la vida, ¿piensas que son hechas con la cabeza o con el corazón? Si, estoy de acuerdo, todo depende de la decisión a tomar.

Lo que si que nos demuestra la Neurociencia hoy, en sus investigaciones sobre el funcionamiento del cerebro es que las decisiones que tomamos en un 90% son inconscientes. Y ahora … !qué sorpresa!

Esta información, la podemos poner en duda, o también nos puede hacer que pensar. Tener presente que probablemente este porcentatge tan elevado puede ser debido a que hay una parte de nosotros que tiene más información de la que realmente pensamos que tenemos.

Si estas decisiones son insconcientes, podemos decir entonces, que dentro de nosotros tenemos más información de la que pensamos y que si nos escuchamos en un momento de tranquilidad podremos averiguar algo más de nuestras potencialidades y dar la bienvenida a la creatividad.

La creatividad es fuente de energía y sabiduría, es necesario que confiemos en ella y dejemos que nos ayude en el camino de la vida.

Recuerdo el libro de Juan Salvador Gaviota, escrito por Richard Bach que nos hace reflexionar sobre quiénes somos realmente y quién podemos llegar a ser.

El secreto es dejar de verse a sí mismo como prisionero de un cuerpo limitado, rompe las cadenas de tu pensamiento y romperás también las de tu cuerpo.

En algunos momentos del día podemos aprovechar algunos espacios o quitarnos unos minutos de sueño, por la mañana para poner atención en lo que haremos durante el día y saber si es realmente lo que queremos hacer.

El tiempo lo gestionas tu, solo hace falta que veas a que dedicas el tiempo durante tu jornada.

Si quieres dejar que la creatividad fluya en ti, debes disponer de tiempo para dejar que aparezca, ella también necesita su tiempo.

Si quieres entrenarte puedes empezar por estas prácticas diarias y si practicas cada día verás resultados.

Prácticas para soltar la creatividad y dejarla salir:

  1. Buscar 10 minutos al día para curiosear y dejar que tus pensamientos entren y salgan, sin ponerles atención.
  2. Concéntrate durante 5 minutos en tu respiración y no pienses en nada más.
  3. Recuerda que tus pensamientos están relacionados con tu lenguaje. Escúchate y pon atención en 3 expresiones habituales que utilizas durante el día y anotalas.
  4. Pon atención en lo que ocurre en tu entorno durante 10 minutos, ten una mirada amplia que traspase de ti mismo.
  5. Escucha durante 5 minutos lo que percibes a través de los sentidos.
  6. Ten presente el momento en el que te encuentras. Aqui y ahora, mientras haces las actividades rutinarias del día.
  7. Visualiza 2 situaciones de manera externa y toma distancia emocional, sin juicio alguno.
  8. Haz 1 actividad física mínimo de 20 minutos diarios.
  9. Date  90 minutos minimo para comer sano cada día
  10. Dedica 15 minutos al día a leer algo que te alimente tu mente.

Recuerda:

En la vida, el hombre puede adoptar dos actitudes, una es dejarse llevar por las rutinas diarias, sin aspirar a la realización de hitos más altos y l la otra, poner el foco y esforzarse para sacar pleno partido a las potencialidades de las que está dotado, y de las posibilidades que el entorno le ofrece. Como bien sabes la segunda opción es la que elige y hace Juan Salvador Gaviota.

Un saludo,

María José Torrente