Neuro-Oratoria: A igualdad de condiciones, quienes comunica mejor, gana

Neuro-Oratoria: El arte de hablar en público

Los grandes oradores de la historia han sabido que la clave para que un mensaje impacte y sea recordado es conseguir la atención de nuestros interlocutores. Demóstenes tuvo afán por superarse y convertirse en uno de los mejores oradores del mundo.

A veces nos preocupamos de enriquecernos intelectualmente, pero no nos actualizamos en el aprendizaje para ser buenos comunicadores.

La ciencia ha demostrado que la capacidad de atención de las personas es baja, por lo que tenemos que conseguir ser capaces captar y mantener la atención de las personas cuando comunicamos.

Para que los interlocutores te recuerden me gustaría contarte algunos trucos:

  1. Despierta emociones: Para conectar con la emoción utiliza historias, metáforas e imágenes, cuenta lo que te emociona, para transmitirlo y encomendar.
  2. Usar todos los sentidos: Vemos, sentimos, olemos, saboreamos y con toda esta información damos significado a las cosas. Pero es posible hacer que el mensaje cobre vida sólo con palabras utilizando el lenguaje sensorial (cinestésico). Utilizar la comunicación kinestésica ayuda a experimentar intensamente las ideas, dándoles fuerza y haciéndolas fáciles de recordar.
  3. Usar titulares: El titulares resumen de manera general toda la esencia del artículo ya medida que te metes en la noticia, con el subtítulo y luego con el artículo, vas entendiendo los detalles. El cerebro no entiende detalles sin contexto y es por ello que para conseguir que alguien entienda algo nuevo, hay que partir de las generalidades que luego se entiendan los detalles.
  4. Crear un mapa de ruta: Al cerebro no le gusta la incertidumbre, le produce intranquilidad y la necesidad imperiosa de predecir los resultados, por lo que es aconsejable mostrar un mapa de ruta: Di de qué hablarás, habla a él y di de qué has hablado, da tranquilidad, azuelas prestarán atención y recordarán lo que dijiste.

Para conseguir ser un buen orador es necesario cuidar de algunos detalles:

Entonación 
Un buen orador, debe cambiar tono y velocidad a medida que explica sus ideas. Es como una película, hay espacios lentos, espacios muy rápidos, momentos románticos, momentos de acción. De esta manera el cerebro prestará más atención.

Lenguaje corporal  
La forma en que usas tu cuerpo cuando te comunicas, puede llegar a ser el 51% de la comunicación, en este sentido, preferiblemente no utilices micrófonos inalámbricos, con el propósito de que puedas hacer uso de tus manos para contar tus ideas.

Vestuario
Cuando se escucha a una persona, su imagen puede hablar tan alto que distrae del contenido. Es aconsejable no dar conferencias con estampados o imágenes llamativas y utilizar colores sólidos.

Estilo
Te has preguntado como de auténtico eres? En todo momento debes ser tú mismo. No copies o trates de imitar a otras personas.

¡Lo que es copia o es fingido …. No es auténtico!

Interacción
Es de gran valor interactuar con el público, poder hacer preguntas para que reflexionen y conocer sus opiniones.

Mensaje
Debe ser estructurado y claro, si el público no nos entiende, es nuestra la responsabilidad. Separa el discurso en puntos pequeños, el tiempo sugerido es de 5 a 7 minutos máximo por tema. Procura no excederte.

Credibilidad
Procura explicar experiencias y testimonios sobre el tema a tratar, ya que las anécdotas enriquecen y proyectan un mayor nivel de compromiso.

Autenticidad
Conocer la propia identidad, saber definir quién eres te permitirá proyectar esta imagen durante la exposición y ser auténtico. Las personas al escucharte hablar pueden identificar quién eres, con tu tono de voz, tu forma de explicar y puedes brindar al público una idea clara de quién eres tú.
Recuerda …

“A igualdad de condiciones, quien comunica mejor, gana.”

03181607 NeuroOratòria- arte de hablar en público