Identifica qué patrón del conflicto reproduces

Al hombre siempre le ha preocupado indagar en las causas de los conflictos. Y ahora sabemos que existen ciertos patrones que repetimos cuando aparece un problema en nuestras vidas. Sin darnos cuenta, los vivimos como una rutina.

Un patrón de conducta (por ejemplo, ducharse por la mañana) es una rutina. Repetimos día a día la misma operación. Aunque no nos percatemos, ¡nuestra vida puede estar llena de rutinas!

La aparición de patrones nos indica que en nuestra vida tienen lugar los mismo acontecimientos una y otra vez. Y los conflictos también siguen pautas de comportamiento más o menos estables.

Todos conocemos complicaciones que se repiten, al menos en aspectos básicos. Veamos estos ejemplos que pueden darse en el ámbito laboral:

  • Tensión en la oficina por carga de trabajo mal distribuida
  • Falta de implicación de los trabajadores
  • Malestar emocional por la falta de interés de algunas personas del equipo, que pueden llevar a la pérdida de clientes
  • Malos entendido en las reuniones de trabajo por desacuerdos

¿Cuál es tu “Patrón del conflicto”? 

Patron del conflicto

  1. Reiterar la propia posición. Estas personas consideran que su posición es la única opción posible y no escuchan ni están abiertas al diálogo:  la comunicación se cierra. No puede haber intercambio de ideas y opiniones entre las dos partes. No hay esfuerzo por comprenderse y conocerse mutuamente.
  2. Ver la discusión como algo personal. Se toman la discrepancia como un ataque a su persona. Se dejan llevar por la emoción que los embarga y no escuchan la opinión del otro porque se sienten ofendidos o atacados.
  3. Atribuir aspectos negativos de la otra persona. Buscan justificaciones negativas de la otra parte y miran los aspectos que invalidan su opinión, poniendo el foco, no en el contenido (en el qué), sinó en la persona que tiene la opinión.
  4. Vulnerar las leyes sistémicas: Los principios sistémicos favorecen el equilibrio en las relaciones. Si estas leyes son transgredidas entran en juego interacciones que desequilibran el sistema y ocasionan tensión emocional, debilitando el intercambio comunicativo entre las personas.

Si entendemos que un patrón de comportamiento puede ser modificado, entonces ¿podríamos cambiar nuestra actitud en los conflictos? Claro que sí. Lo primero es tomar conciencia de lo que hacemos para después pasar a responder de manera diferente.

¿Sabéis qué táctica reproducís?  Podéis comenzar a cambiar la conducta aprendida para atender de manera distinta los conflictos.

“No esperes resultados diferentes si sigues haciendo lo mismo”, Albert Einstein.

Deseo que te haya sido útil esta reflexión.

Programa de Bienestar: disolver el conflicto divirtiéndose

Estamos convencidos de que el autoconocimiento no tiene por qué ser aburrido. Para disolver los conflictos, como hemos visto, son necesarios procesos de autoconocimiento: lo primero que debemos hacer es mirarnos a nosotros mismos. Así podremos entender cuáles son los patrones que, en nuestras vidas, fomentan las situaciones problemáticas.

En Coaching Catalunya hemos elaborado el Programa de Bienestar para el próximo 20 y 21 de mayo. Dos días en los que podrás aprender las claves para gestionar tus emociones para ser más feliz en tu trabajo y en tu vida. Será en un entorno natural para que puedas descansar mientras aprendes y te diviertes.

Hemos preparado un fin de semana que podrá transformar áreas conflictivas en tu vida.

¿Estás interesado? ¡Seguro que sí!

Este programa está dirigido por las coaches Eva Aragall y María José Torrente.

Te dejo el link para conocer en detalle la agenda del fin de semama:

http://www.coachingcatalunya.com/project/programa-bienestar-2017/