Entradas

La estrategia en la empresa es vital

La estrategia en la empresa es vital para lograr el éxito

No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos, Albert Einstein.

La estrategia es una tarea permanente de todo responsable de una organización. Debemos construir “el mapa” considerando las áreas clave o niveles de la planeación a cargo de asumir los retos, teniendo en cuenta que nos encontramos ante un entorno que cambia de forma rápida ofreciendo oportunidades e incertidumbres, por lo que la planificación debe ser sistémica.

Establecer metas y objetivos y medirlos, considerar características de creatividad, innovación, conocimientos y entorno, dentro y fuera de la organización.

APORTACIONES DE LA ESTRATEGIA EMPRESARIAL
Sirve para generar una red de comunicación muy útil en la que no sólo se comunican los objetivos, estrategias y planes y se favorece la cultura organizacional y el incremento de la participación.

Es un generador de conocimiento, ya que impulsa la innovación, creatividad y deseos de capacitación para el desarrollo de competencias de los directivos y trabajadores.

Refleja buenos resultados obtenidos a partir de su implementación en áreas como: ventas, utilidades, participación en el mercado, reparto equitativo para los accionistas, índices de operación y del coste / utilidad de las acciones.

Funciona para controlar el camino que lleva el negocio y hacia dónde se dirige.

La óptima productividad de una organización no es el resultado directo de la estrategia, sino el producto de la gran variedad de habilidades del líder; sin embargo, los equipos eficientes, lo son porque saben desarrollar sistemas de planificación eficaz adaptándose a sus necesidades, obteniendo mejores y mayores resultados; la estrategia está entrelazada de forma inseparable al estilo de liderar la empresa.

La estrategia corporativa marca la pauta y define el presente y futuro de la empresa.

De su diseño, ejecución y evaluación depende el éxito de los equipos.

El diseño de una estrategia de empresa-corporativa supone un desafío complejo y una enorme responsabilidad que exige el mayor compromiso por parte de los encargados de la estrategia.

El objetivo fundamental es que todos los integrantes del equipo formen parte, se sientan comprometidos y preparados para asumir el reto. Por esta razón, existen unos elementos esenciales para tener en cuenta:

1. Misión

Es la declaración del propósito y la razón de ser de la organización. Debe ser claro, conciso y quedarse en la memoria de toda la plantilla de colaboradores.

2. Visión

Es la explicación de hacia dónde se dirige la organización y qué es exactamente lo que aspira a conseguir y en el que quiere convertirse.

3. Valores

Son los principios indiscutibles que rigen la entidad. Los valores responden a las creencias de la empresa, a la ética profesional y al que los colaboradores se han comprometido en vincularse al equipo.

4. Objetivos

Exponen las metas de la organización. Para la empresa en general suelen abarcar un plan de largo plazo, entre 3 y 5 años, para los departamentos un período a medio plazo, entre 12 a 18 meses, y para los miembros del equipo a corto plazo, entre 6 y 12 meses. Los objetivos proporcionan la visión integral de lo que quiere conseguir la empresa y los equipos.

5. Proceso de implementación

Es el proceso posterior a la definición de metas y la estrategia. Abarca las asignaciones puntuales para la ejecución del trabajo, el diseño de un calendario para poner plazo a cada tarea y la identificación de quienes, dónde y cuándo se encargan de ejecutar las funciones y dar acompañamiento y recursos.

6. Mecanismos de comunicación

La comunicación interna es la herramienta estratégica para transmitir correctamente a todos los colaboradores, sin importar su nivel estratégico, los objetivos, valores y estrategia de ejecución que promueve la organización, lo que genera una cultura de apropiación, fidelidad y sentido de pertenencia hacia la empresa por parte del talento humano, que se sienta motivado y valorado en tener claros los principios y retos a los que se enfrenta la empresa para que se la sienta suya.

7. Dirección estratégica

En la dirección de la organización no sólo le corresponde diseñar la estrategia para conseguir los objetivos, también debe encargarse de asignar los líderes de los diferentes departamentos, el acompañamiento, las reuniones de seguimiento con el equipo de colaboradores. Esto con el fin de realizar un minucioso seguimiento al cumplimiento de las funciones que debe desempeñar cada departamento para conseguir los objetivos globales y disponer de visión sistémica.

8. Seguimiento y evaluación de resultados

Los objetivos que se plantee la EMPRESA deben tener una fecha de caducidad para alcanzarlos, asignar un tiempo adecuado para ejecutar los trabajos y completar los proyectos, al tiempo que hay que dar acompañamiento y hacer seguimiento. Apenas se cumplan estos plazos, se procederá a realizar una minuciosa evaluación de feedback contructivo de los resultados obtenidos y tomar las decisiones necesarias para afianzar los logros y corregir los errores. Como podemos ver, son varios los elementos necesarios para construir una estrategia corporativa sólida que se convierta en la piedra angular para la ejecución de las tareas y el cumplimiento de los objetivos que persigue la organización. ¿Sino realmente donde estamos poniendo nuestras fuerzas? ¿Qué queremos conseguir? ¿Qué tenemos definido? La misión, la visión, los valores, los objetivos, la implementación del plan, los mecanismos de comunicación, la dirección estratégica y la evaluación de resultados son todos igual de importantes y en conjunto constituyen la hoja de ruta de una empresa (pequeña, mediana o grande) basta que vea los errores como oportunidades, que permita la creatividad, la asunción de riesgos, optimizar la productividad, la competitividad, dar valor a la sociedad y suma valor a la sociedad año tras año.

El poder de la conversación: entrenándonos en el modelo DESC

A lo largo de la vida conversamos con personas del trabajo, familia, amigos y en todas ellas ¿nos entendemos? Compartimos opiniones y hechos, en algunas ocasiones nos enfrentamos a situaciones incómodas que pueden llevar a malos entendidos, crisis o conflictos.

El modelo DESC es una técnica sencilla, siempre que nos entrenemos diariamente con ella en situaciones poco relevantes para estar entrenados en las conversaciones que tienen un componente emocional más intenso y dónde juega un papel clave el comportamiento asertivo.

Si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos. Sigmund Freud

El modelo DESC es un modelo desarrollado por Bower & Bower, muy eficaz para los líderes a la hora de dar feedback efectivo, gestionar conversaciones difíciles con los colaboradores, al mismo tiempo que buscamos trabajar en un clima donde se mantengan relaciones favorables.

¿Qué significan las siglas?

Describir, Expresar, Sugerir y Concluir.

Saber dar reconocimiento o conversar para expresar el progreso del trabajo de manera asertiva, respetando a la persona y buscando un acuerdo viable para las dos partes.

¿Qué pasos sigue el modelo DESC?

Describir

¿Qué ocurrió? Hablamos de hechos, una información objetiva.

Ser específicos y limitarnos a los hechos sucedidos. En este paso se debe hacer referencia a los hechos de una manera clara, sintética y objetiva. Expresar a la otra persona el problema o situación vivida desde una perspectiva objetiva y libre de juicios de valor.  Sólo cuando no nos mostramos ofensivos o críticos en exceso, la persona que tenemos delante se sentirá suficientemente cómodo para debatir la situación y abrir posibilidades.

Expresar

Manifestar lo que pensamos y sentimos en relación a la situación.

Comunicar los puntos con los cuales no concordamos, cómo nos sentimos y en sentido general, qué creemos acerca del comportamiento y de la situación.

En este caso podría ser oportuno reconocer nuestra parte de la responsabilidad ya que de esta forma se evita la contracrítica, un camino que no conduciría a ninguna solución. Debemos describir cómo nos sentimos.

Sugerir

Plantear o sugerir posibles soluciones, formas alternativas de resolver la situación o el problema.

Esta es una de las fases más constructivas de la técnica por lo que es importante ser positivos. Pedir de manera específica que cambie su comportamiento para que no ocurran situaciones parecidas en el futuro. Normalmente debe ser un proceso colaborativo. Por ejemplo: “me gustaría que hablásemos de lo que puedes hacer en el futuro para obtener mejores resultados”. Si la persona no responde puede ser necesario una sugerencia para abrir alternativas y opciones y ponernos de acuerdo.

La petición deberá ser concreta y el lenguaje dirigido a la obtención de respuestas o nuevas conductas, en lugar de la modificación de rasgos o actitudes personales.

La petición debe ser razonable y estar dentro de las posibilidades de la otra persona. Si optamos por grandes cambios en el comportamiento es aconsejable seguir una serie de acuerdos menores progresivamente elaborados.

Conviene acompañar este modelo con una buena empatía y escucha activa, atender a las objeciones de la otra persona y ver la manera de adaptarnos a los requerimientos que le parezcan razonables. Mientras mejor preparados estemos para afrontar una contrapetición mejor posibilidad de llegar a acuerdos con éxito.

Consecuencias

Conclusiones de los beneficios. Expresar el futuro que podría obtenerse si se varía el comportamiento, tanto para la otra persona como para el conjunto.

Es aconsejable resaltar los resultados alcanzados hasta el momento, al fin y al cabo, el hecho de sentarse a conversar tranquilamente siempre es un paso de avance. Para ello conviene acompañar a la otra persona a que encuentre una solución que le permita cambiar aquello que perjudica de manera eficiente, “si nos aseguramos que nuestro equipo recibe la información necesaria cada semana podremos ser capaces de asignar los recursos adecuadamente”.

“Se podría decir que en este caso es más pensar en la zanahoria y no en el palo”

Habitualmente las conclusiones de la nueva conducta conviene que sean enmarcadas positivamente alrededor de los beneficios de hacer cambios en nuestro comportamiento.

¿Qué conseguimos usando el modelo DESC?

El objetivo es hacer consciente a la otra persona de las ventajas que va a reportarle un cambio en su manera de proceder. Puede tratarse de compensaciones, beneficios o de la posibilidad de evitar contratiempos.

“Es crucial que el líder y la persona con la que mantiene  la conversación la abandonen con un acuerdo claro, compartido y específico”

Persuadir es, en esencia, motivar a otras personas para que acepten (tengan en cuenta o aprecien) conscientemente otra forma de apreciar, entender las cosas y las situaciones para llegar a acuerdos compartidos y establecer compromisos. Persuadir no es sinónimo de manipular o vencer sino que se focaliza en lograr un cambio en el otro a partir de una serie de argumentos que pretenden hacer coincidir los intereses y las necesidades de ambas personas.

 

Las cadenas que nos limitan: creencias irracionales

Las cadenas más poderosas son las cadenas interiores, las que creemos que no podemos romper a pesar de que lo intentemos.

Las creencias limitantes nos atrapan como le pasaba al elefante del circo. Un cuento que nos ayuda en una interesante reflexión sobre las creencias irracionales.

¿Te gustaba ir al Circo cuando eras pequeño / pequeña?


De pequeño, me gustaba el circo. Me encantaban los números con animales y el animal que más me gustaba era el elefante. Me impresiona sus enormes dimensiones y su fuerza descomunal. Después de la función, al salir de la carpa, me quedaba extrañado al ver el animal atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas. La cadena era gruesa, pero la estaca era un ridículo trozo de madera clavado a pocos centímetros del suelo. Era evidente que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo también podía tensar de aquel minúsculo tronco y huir.

– ¿Por qué no lo arranca y se escapa? -pregunté a mis padres.

Me contestaron que era porque estaba amaestrado. La respuesta, sin embargo, no me satisfizo. «Si estaba amaestrado, ¿por qué lo tenían atado?». Pregunté a parientes y maestros y pasó mucho y mucho tiempo hasta que alguien que resultó ser bastante sabio me dio una respuesta convincente:

«El elefante del circo no escapa porque está atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño ».

Entonces me imaginé el elefante recién nacido y atado a una estaca. Seguro que el animal tensó y tensó tratando de liberarse. Debió terminar agotado porque aquella estaca era más fuerte que él. Al día siguiente debía volver a intentarlo con el mismo resultado y al otro día igual. Y así hasta que un día terrible para el resto de su vida, el elefante aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Desde entonces, el elefante tenía grabado el recuerdo de su impotencia. Y lo que es peor, nunca más volvió a cuestionarse aquel recuerdo y nunca más volvió a poner a prueba su fuerza.

 


A menudo a las personas nos pasa lo mismo. Vivimos encadenados a estacas que nos restan libertad. Pensamos que «no podemos» hacer tal cosa o tal otra sencillamente porque un día, hace mucho tiempo, lo intentamos y no lo conseguimos. Entonces se nos grabó en la memoria este mensaje: «no puedo y nunca podré». Esta creencia autoimpuesta nos ha limitado desde entonces y no la hemos cuestionado más. Seguramente ahora somos más fuertes y estamos más preparados, pero aquel recuerdo nos frena a la hora de intentar liberarnos.

¿Cuáles son las creencias que te limitan? ¿Qué te puedes decir para romper esta cadena?

Nuestras creencias irracionales que han coloreado nuestra vida, a veces, limitan nuestras conductas y emociones, y nos conducen a exigencias que no nos permiten sentirnos bien y tener una vida de luz que permita alcanzar nuestros sueños.

Las personas sanas aceptan el hecho de que las utopías son, probablemente, lo que no se puede alcanzar y que por tanto, no podremos alcanzar todo lo que deseamos.

Podemos decir que la transformación puede ser mágica si pensamos que el concepto “deseo” es diferente al concepto “obligación o exigencia”.

“Con dedicación, entrenamiento, apoyo y esfuerzo puedo cambiar las creencias que me limitan”

¿Cómo percibes el mundo?

Cada uno de nosotros percibe el mundo de forma diferente. Las cosas pasan a tu alrededor y vas percibiendo, a través de los ojos, oídos y sensaciones, un montón de información. Todo el contenido que te llega, tu mente se encarga de filtrarlo. De esta manera hay cosas a las que prestas atención y otras las dejas pasar, de forma consciente o inconsciente.

Ahora bien, lo que tú percibes se basa en tu sistema de creencias. Una acumulación de información que has ido procesando a lo largo de toda tu vida. Algunas de estas creencias las has tomado como válidas para salir adelante y otras no las has considerado adecuadas en el momento y las has rechazado.

Una creencia es un pensamiento que te repites un montón de veces y genera tu realidad. Es una voz interna que te dice cosas, como por ejemplo: “yo soy así”, “esto no está hecho para mí”, “yo no puedo lograrlo”, “esto nunca me ha interesado”, ” ya estoy bien así “,” yo lo tengo complicado … “. Estas voces internas definen la forma que tú tienes de ver las cosas. Esto no quiere decir que sea la realidad, sino que es, tu realidad. 

Si, hasta el momento, las creencias actuales te han beneficiado y te han permitido alcanzar tus objetivos, sigues tu camino con ellas. En cambio, en otros momentos te puedes sentir parado o estancado y las creencias te pueden llegar a bloquear. Aunque estas creencias, en ocasiones, te hacen creer que todo está bien, entrando en la zona más cómoda. Sin embargo, en algunos momentos de tu vida te puedes llegar a plantear nuevos retos u objetivos para avanzar en otra dirección. Quieres conseguir algo diferente y es entonces cuando las creencias vuelven a jugar un papel clave, para avanzar o quedarte quieto, allí donde estés.

¿Qué ocurre cuando las creencias son muy limitantes?: “no puedo”, “qué peligroso”, “… y si me hago daño”, “… y si nadie me ayuda”, “esto es más difícil que nada”, “de hecho estoy bien así”. O puedes decir: “qué pasa si lo pruebo”, “… si caigo me levanto”, “puedo salir adelante seguro”, “soy valiente”, “debo probar paso a paso”, “puedo hacerlo “.

Estas voces son tu diálogo interno. Este diálogo es un pensamiento que empieza a enviar una vibración a tu cerebro y esta información continuada es la que crea la realidad. Así es como generas tu visión del mundo, la que te animará a iniciar acciones para hacer algo diferente. Recuerda que has pensado y has hecho vibrar tu mente en función de creencias asumidas a lo largo del tiempo.

Si quieres generar cosas nuevas hay que crear una realidad diferente en tu mente que te impulse como motor de cambio y generar nuevas voces. En el momento en que tu diálogo interno se repite con otras voces puedes empezar a tener pensamientos diferentes abriendo nuevos caminos a las situaciones que vives en tu día a día y que te permitirán hacer un primer paso para alcanzar tus objetivos. ¡Adelante!

Potenciar la resiliencia en la empresa, un buen propósito

Las empresas bien preparadas en entornos VUCA saben gestionar momentos inciertos y complejos.

La Resiliencia es la capacidad para recuperarnos de altibajos, superarlos e incluso ser transformados por ellos. Potenciar la resiliencia en la empresa, puede ser un buen propósito. La resiliencia en la empresa supone ser flexibles en situaciones límite y sobreponerse a ellas para salir fortalecidos.

“La resiliencia es la capacidad de una persona o de un sistema social de vivir bien y desarrollarse positivamente a pesar de las condiciones de vida difíciles, y de maneras socialmente aceptables” Vanistendael stefan, 1996

Hay tres acciones que hay que alcanzar: aumentar las capacidades de las empresas en este entornos, potenciar las coaliciones y colaboraciones, y generar equipos de trabajo focalizados en el interés de mejorar y seguir adelante. En este entorno VUCA, volátil, incierto, complejo y ambiguo, el ritmo de vida actual nos hace estar expuestos a situaciones de mayor incertidumbre, de estrés emocional, de adversidad, en ocasiones crisis que nos generan angustias y frustraciones.

Los equipos que trabajan la capacidad resiliente, la autoaceptación y la asertividad ayudan a evitar o aliviar las situaciones complejas tanto personal como profesionalmente.

 

Las personas resilientes consideran que sólo a veces hay momentos difíciles y perciben que tras la tormenta llega la calma, que la tormenta no dura para siempre.

Te muestro algunos consejos que te ayudarán a desarrollar y entrenar la resiliencia

  1. Cuida tus relaciones interpersonales. Si tu entorno familiar y social te apoya, te ayudará a enfrentarte a situaciones difíciles de la vida. Desarrolla tus conexiones y fortalece tus relaciones, pedir ayuda y aceptar el apoyo de los demás fortalece la resiliencia.
  2. ¡Sé positivo / motívate! Te ayudará mucho tener una visión positiva de ti y ver el futuro con optimismo. Ayúdate de los pensamientos positivos i adopta una actitud positiva para resolver las situaciones. Evita ver los problemas como algo imposible y permanente, cambia la perspectiva, ponte otras gafas.
  3. Sé realista y flexible. ¡Si eres capaz de ver una situación tal como es y sabes aceptarla, tendrás mucho ganado! Acepta los cambios. Cambiar es parte de la vida y es importante aprender a aceptar las cosas en las que no tenemos ninguna influencia. Esto nos ayuda a encontrar la paz y la claridad mental para enfocarnos en las cosas que si podemos cambiar.
  4. Dibuja tu plan de acción y actúa en las situaciones difíciles tanto como puedas. Haz acciones positivas en lugar de desconectar de tus problemas deseando que desaparecieran o deseando que tu situación fuera diferente. ¡Ponte metas, haz planes, fíjate objetivos y haz el paso adelante! Es importante que tengas claro cuáles son tus objetivos y que trabajes para conseguirlos. Fíjate objetivos realistas y planifícalos bien para conseguir pequeños logros. ¡Cada pequeño hito que consigas te situará más cerca de tu objetivo final!
  5. Desarrolla tu inteligencia emocional. Gestiona las emociones, es necesario el autoconocimiento para saber cómo afrontar situaciones difíciles. Busca oportunidades para la auto-descubrimiento, relaciones de calidad con los demás y trabaja la autoaceptación. La IE es saber reconocer las propias emociones, que entiendas lo que sientes, que puedas identificar cuando tienes que controlarte, así como evitar actuar de manera impulsiva y aprender a sentir de manera coherente lo que te pasa. La Inteligencia emocional correlaciona positivamente con la resiliencia.
  6. Mantén la esperanza. Una actitud optimista te habilita para generar las cosas buenas que deseas en tu vida. Visualiza lo que quieres y no permitas que el miedo y la preocupación “empañen” esta visión.
  7. Cuida de ti, pone atención a tus propias necesidades y sentimientos, participa en actividades que disfrutes y que te relajen. Tener cuidado de ti regularmente mantiene tu mente abierta y tu cuerpo en la mejor condición para lidiar con las situaciones límite.

Entrenando la resiliencia

Recuerda que la resiliencia se puede entrenar y las personas resilientes tienen más confianza en sí mismas, controlan mejor las emociones, gestionan mejor los momentos de la vida, y además obtienen mejores relaciones personales y laborales.

“Las dificultades están destinadas a despertarnos, no desalentar. El espíritu humano crece a través de la adversidad. “William Ellery Channing

¿Sabemos, cuales son los pasos para construir Resiliencia dentro de las empresas? aquí os anoto algunas ideas:

  • Reconocer los problemas y limitaciones que hay que afrontar
  • Expresar y hablar de los conflictos abierta y claramente
  • Registrar los recursos personales y colectivos existentes
  • Organizar estrategias y metodologías tantas veces como sea necesario
  • Revisar y evaluar los éxitos y las pérdidas

Si queremos construir equipos resilientes debemos considerar los siguientes factores para ser mas fuertes y tener a las personas del equipo más cohesionadas:

  • Cohesión, trabajando la flexibilidad
  • Comunicación sincera entre los miembros del grupo
  • Reafirmar un sistema de objetivos comunes
  • Resolución de conflictos a partir de las anteriores premisas

Por último, conocer que la resiliencia forma parte del proceso evolutivo de las personas y se debe promover desde la infancia y continuar entrenando a lo largo de vida. ¡Si consigues poner en práctica estos pequeños consejos, estarás mucho más preparado para afrontar cualquier situación por difícil que te parezca!

“Si quieres, puedes”, hay que tener una buena actitud para hacerlo. ¿Te animas?

Visión, reflexionando hacia el futuro deseado

Para poder focalizarnos en nuestro futuro deseado es importante reflexionar sobre las creencias y valores que nos ayudan a encontrar la felicidad.

Las personas  dibujamos y coloreamos nuestros pensamientos, y podemos pensar que biológicamente el ser humano tiene una tendencia sana a preferir y tener deseos y una tendencia insana  a convertir mágicamente  sus deseos en exigencias.

Las personas sanas aceptan el hecho de que las utopías son, probablemente, aquello que no se puede alcanzar y que por tanto, no podremos alcanzar todo lo que deseamos, ni  vamos a poder evitar el dolor, pero sí el sufrimiento en la vida. Es decir podemos gestionar nuestro sufrimiento y desarrollar nuevas maneras de atender la ansiedad, la tristeza, los derrotes, el estrés o la hostilidad.

Una persona sana emocionalmente tiende a aceptar la responsabilidad de su propia existencia en lugar de descargarse culpando defensivamente a los demás o a las condiciones sociales.

Podemos decir que la transformación puede ser mágica si pensamos que el concepto “deseo” es distinto al concepto “obligación o exigencia”.

Nuestras creencias irracionales que han coloreado nuestra vida en ocasiones  limitan nuestras conductas y emociones, y conducen tres exigencias que no nos permiten sentirnos bien y tener una vida de luz que permita alcanzar nuestros sueños.

Estas exigencias están dirigidas  hacia uno mismo, hacia los demás y hacia la vida

Las personas estamos diseñadas para pensar y ser conscientes de nuestras decisiones y acciones. Diseñadas para tener la libertad de escoger y creer en aquellas ideas que coinciden con hechos, de la manera más científica y verificable posible.

El ser humano no es lo que piensa, sino la persona que oye lo que piensa, tampoco es sus sentimientos, sino lo que siente y reflexiona sobre ellos, y finalmente el ser humano no es sus actos sino el protagonista de ellos.

Si los objetivos principales de las personas fuesen:

  • vivir
  • mantener nuestro bienestar emocional
  • encontrar nuestro propósito

Sería preferible integrar los 10 siguientes valores racionales para llevar una vida más feliz y tener mayor bienestar personal y profesional.

  1. AUTO-INTERÉS: Las personas emocionalmente sanas tienden a estar interesadas en sí mismas y a poner sus propios intereses ligeramente por delante de los demás. Buscan su equilibrio emocional
  2. INTERÉS SOCIAL: El interés social, actuar éticamente, proteger los derechos de los demás, y luchar por la supervivencia social… crear la vida en la que ellos mismos puedan vivir felizmente.
  3. AUTO-DIRECCIÓN: Asumir responsabilidades, principalmente de sus propias vidas, prefiriendo la cooperación mutua.
  4. TOLERAR LA FRUSTRACIÓN: Darse el permiso para equivocarse. No condenarse a sí mismo o a las demás por las decisiones que tomamos en la vida y las respuestas que damos en la vida. Cambiar las conductas no aceptadas desde la sabiduría personal y ver la diferencia
  5. FLEXIBILIDAD: Personas sanas y maduras son más flexibles en su forma de pensar, abiertas al cambio, tolerantes y con una mirada más amplia, generando una visión que les permita seguir su camino.
  6. ACEPTAR LA INCERTIDUMBRE: Reconocer y aceptar la idea de que vivimos en un  mundo VUCA, Volátil, incierto, complejo y ambiguo, donde no existen, y probablemente nunca existirán las certezas absolutas.
  7. COMPROMISOS CREATIVOS: Tener tiempo para crear y disfrutar de un tema de interés creativo relevante para ellos, o bien por el compromiso humano, dándole la importancia que requiere para planificar el día a día y tener una vida feliz con sus proyectos.
  8. PENSAR CIENTÍFICO: Personas más tranquilas, son más objetivas, racionales y científicas. Tienen una mayor competencia para actuar de manera concentrada y regular sus emociones y las de los demás. Sus respuestas son reflexionadas  y evalúan las consecuencias, alcanzando metas a corto y largo plazo.
  9. AUTO-ACEPTACIÓN: Las personas sanas normalmente están contentas de estar vivas y se aceptan a sí mismas por el simple hecho de estar vivas y tener la capacidad de divertirse.
  10. ASUME RIESGOS: Las personas emocionalmente sanas tienden a asumir riesgos e intentan hacer lo que quieren hacer, incluso teniendo posibilidades de fracasar se  atreven a nuevos retos y a la búsqueda de la felicidad.

¿Te apuntas a reconocer las creencias y valores que nos ayudan a encontrar la felicidad? 

Reflexionando junt@s hacia el futuro deseado, te acompañamos en todo el proceso