Entradas

Las cadenas que nos limitan: creencias irracionales

Las cadenas más poderosas son las cadenas interiores, las que creemos que no podemos romper a pesar de que lo intentemos.

Las creencias limitantes nos atrapan como le pasaba al elefante del circo. Un cuento que nos ayuda en una interesante reflexión sobre las creencias irracionales.

¿Te gustaba ir al Circo cuando eras pequeño / pequeña?


De pequeño, me gustaba el circo. Me encantaban los números con animales y el animal que más me gustaba era el elefante. Me impresiona sus enormes dimensiones y su fuerza descomunal. Después de la función, al salir de la carpa, me quedaba extrañado al ver el animal atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas. La cadena era gruesa, pero la estaca era un ridículo trozo de madera clavado a pocos centímetros del suelo. Era evidente que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo también podía tensar de aquel minúsculo tronco y huir.

– ¿Por qué no lo arranca y se escapa? -pregunté a mis padres.

Me contestaron que era porque estaba amaestrado. La respuesta, sin embargo, no me satisfizo. «Si estaba amaestrado, ¿por qué lo tenían atado?». Pregunté a parientes y maestros y pasó mucho y mucho tiempo hasta que alguien que resultó ser bastante sabio me dio una respuesta convincente:

«El elefante del circo no escapa porque está atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño ».

Entonces me imaginé el elefante recién nacido y atado a una estaca. Seguro que el animal tensó y tensó tratando de liberarse. Debió terminar agotado porque aquella estaca era más fuerte que él. Al día siguiente debía volver a intentarlo con el mismo resultado y al otro día igual. Y así hasta que un día terrible para el resto de su vida, el elefante aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Desde entonces, el elefante tenía grabado el recuerdo de su impotencia. Y lo que es peor, nunca más volvió a cuestionarse aquel recuerdo y nunca más volvió a poner a prueba su fuerza.

 


A menudo a las personas nos pasa lo mismo. Vivimos encadenados a estacas que nos restan libertad. Pensamos que «no podemos» hacer tal cosa o tal otra sencillamente porque un día, hace mucho tiempo, lo intentamos y no lo conseguimos. Entonces se nos grabó en la memoria este mensaje: «no puedo y nunca podré». Esta creencia autoimpuesta nos ha limitado desde entonces y no la hemos cuestionado más. Seguramente ahora somos más fuertes y estamos más preparados, pero aquel recuerdo nos frena a la hora de intentar liberarnos.

¿Cuáles son las creencias que te limitan? ¿Qué te puedes decir para romper esta cadena?

Nuestras creencias irracionales que han coloreado nuestra vida, a veces, limitan nuestras conductas y emociones, y nos conducen a exigencias que no nos permiten sentirnos bien y tener una vida de luz que permita alcanzar nuestros sueños.

Las personas sanas aceptan el hecho de que las utopías son, probablemente, lo que no se puede alcanzar y que por tanto, no podremos alcanzar todo lo que deseamos.

Podemos decir que la transformación puede ser mágica si pensamos que el concepto “deseo” es diferente al concepto “obligación o exigencia”.

“Con dedicación, entrenamiento, apoyo y esfuerzo puedo cambiar las creencias que me limitan”

¿Cómo percibes el mundo?

Cada uno de nosotros percibe el mundo de forma diferente. Las cosas pasan a tu alrededor y vas percibiendo, a través de los ojos, oídos y sensaciones, un montón de información. Todo el contenido que te llega, tu mente se encarga de filtrarlo. De esta manera hay cosas a las que prestas atención y otras las dejas pasar, de forma consciente o inconsciente.

Ahora bien, lo que tú percibes se basa en tu sistema de creencias. Una acumulación de información que has ido procesando a lo largo de toda tu vida. Algunas de estas creencias las has tomado como válidas para salir adelante y otras no las has considerado adecuadas en el momento y las has rechazado.

Una creencia es un pensamiento que te repites un montón de veces y genera tu realidad. Es una voz interna que te dice cosas, como por ejemplo: “yo soy así”, “esto no está hecho para mí”, “yo no puedo lograrlo”, “esto nunca me ha interesado”, ” ya estoy bien así “,” yo lo tengo complicado … “. Estas voces internas definen la forma que tú tienes de ver las cosas. Esto no quiere decir que sea la realidad, sino que es, tu realidad. 

Si, hasta el momento, las creencias actuales te han beneficiado y te han permitido alcanzar tus objetivos, sigues tu camino con ellas. En cambio, en otros momentos te puedes sentir parado o estancado y las creencias te pueden llegar a bloquear. Aunque estas creencias, en ocasiones, te hacen creer que todo está bien, entrando en la zona más cómoda. Sin embargo, en algunos momentos de tu vida te puedes llegar a plantear nuevos retos u objetivos para avanzar en otra dirección. Quieres conseguir algo diferente y es entonces cuando las creencias vuelven a jugar un papel clave, para avanzar o quedarte quieto, allí donde estés.

¿Qué ocurre cuando las creencias son muy limitantes?: “no puedo”, “qué peligroso”, “… y si me hago daño”, “… y si nadie me ayuda”, “esto es más difícil que nada”, “de hecho estoy bien así”. O puedes decir: “qué pasa si lo pruebo”, “… si caigo me levanto”, “puedo salir adelante seguro”, “soy valiente”, “debo probar paso a paso”, “puedo hacerlo “.

Estas voces son tu diálogo interno. Este diálogo es un pensamiento que empieza a enviar una vibración a tu cerebro y esta información continuada es la que crea la realidad. Así es como generas tu visión del mundo, la que te animará a iniciar acciones para hacer algo diferente. Recuerda que has pensado y has hecho vibrar tu mente en función de creencias asumidas a lo largo del tiempo.

Si quieres generar cosas nuevas hay que crear una realidad diferente en tu mente que te impulse como motor de cambio y generar nuevas voces. En el momento en que tu diálogo interno se repite con otras voces puedes empezar a tener pensamientos diferentes abriendo nuevos caminos a las situaciones que vives en tu día a día y que te permitirán hacer un primer paso para alcanzar tus objetivos. ¡Adelante!

Potenciar la resiliencia en la empresa, un buen propósito

Las empresas bien preparadas en entornos VUCA saben gestionar momentos inciertos y complejos.

La Resiliencia es la capacidad para recuperarnos de altibajos, superarlos e incluso ser transformados por ellos. Potenciar la resiliencia en la empresa, puede ser un buen propósito. La resiliencia en la empresa supone ser flexibles en situaciones límite y sobreponerse a ellas para salir fortalecidos.

“La resiliencia es la capacidad de una persona o de un sistema social de vivir bien y desarrollarse positivamente a pesar de las condiciones de vida difíciles, y de maneras socialmente aceptables” Vanistendael stefan, 1996

Hay tres acciones que hay que alcanzar: aumentar las capacidades de las empresas en este entornos, potenciar las coaliciones y colaboraciones, y generar equipos de trabajo focalizados en el interés de mejorar y seguir adelante. En este entorno VUCA, volátil, incierto, complejo y ambiguo, el ritmo de vida actual nos hace estar expuestos a situaciones de mayor incertidumbre, de estrés emocional, de adversidad, en ocasiones crisis que nos generan angustias y frustraciones.

Los equipos que trabajan la capacidad resiliente, la autoaceptación y la asertividad ayudan a evitar o aliviar las situaciones complejas tanto personal como profesionalmente.

 

Las personas resilientes consideran que sólo a veces hay momentos difíciles y perciben que tras la tormenta llega la calma, que la tormenta no dura para siempre.

Te muestro algunos consejos que te ayudarán a desarrollar y entrenar la resiliencia

  1. Cuida tus relaciones interpersonales. Si tu entorno familiar y social te apoya, te ayudará a enfrentarte a situaciones difíciles de la vida. Desarrolla tus conexiones y fortalece tus relaciones, pedir ayuda y aceptar el apoyo de los demás fortalece la resiliencia.
  2. ¡Sé positivo / motívate! Te ayudará mucho tener una visión positiva de ti y ver el futuro con optimismo. Ayúdate de los pensamientos positivos i adopta una actitud positiva para resolver las situaciones. Evita ver los problemas como algo imposible y permanente, cambia la perspectiva, ponte otras gafas.
  3. Sé realista y flexible. ¡Si eres capaz de ver una situación tal como es y sabes aceptarla, tendrás mucho ganado! Acepta los cambios. Cambiar es parte de la vida y es importante aprender a aceptar las cosas en las que no tenemos ninguna influencia. Esto nos ayuda a encontrar la paz y la claridad mental para enfocarnos en las cosas que si podemos cambiar.
  4. Dibuja tu plan de acción y actúa en las situaciones difíciles tanto como puedas. Haz acciones positivas en lugar de desconectar de tus problemas deseando que desaparecieran o deseando que tu situación fuera diferente. ¡Ponte metas, haz planes, fíjate objetivos y haz el paso adelante! Es importante que tengas claro cuáles son tus objetivos y que trabajes para conseguirlos. Fíjate objetivos realistas y planifícalos bien para conseguir pequeños logros. ¡Cada pequeño hito que consigas te situará más cerca de tu objetivo final!
  5. Desarrolla tu inteligencia emocional. Gestiona las emociones, es necesario el autoconocimiento para saber cómo afrontar situaciones difíciles. Busca oportunidades para la auto-descubrimiento, relaciones de calidad con los demás y trabaja la autoaceptación. La IE es saber reconocer las propias emociones, que entiendas lo que sientes, que puedas identificar cuando tienes que controlarte, así como evitar actuar de manera impulsiva y aprender a sentir de manera coherente lo que te pasa. La Inteligencia emocional correlaciona positivamente con la resiliencia.
  6. Mantén la esperanza. Una actitud optimista te habilita para generar las cosas buenas que deseas en tu vida. Visualiza lo que quieres y no permitas que el miedo y la preocupación “empañen” esta visión.
  7. Cuida de ti, pone atención a tus propias necesidades y sentimientos, participa en actividades que disfrutes y que te relajen. Tener cuidado de ti regularmente mantiene tu mente abierta y tu cuerpo en la mejor condición para lidiar con las situaciones límite.

Entrenando la resiliencia

Recuerda que la resiliencia se puede entrenar y las personas resilientes tienen más confianza en sí mismas, controlan mejor las emociones, gestionan mejor los momentos de la vida, y además obtienen mejores relaciones personales y laborales.

“Las dificultades están destinadas a despertarnos, no desalentar. El espíritu humano crece a través de la adversidad. “William Ellery Channing

¿Sabemos, cuales son los pasos para construir Resiliencia dentro de las empresas? aquí os anoto algunas ideas:

  • Reconocer los problemas y limitaciones que hay que afrontar
  • Expresar y hablar de los conflictos abierta y claramente
  • Registrar los recursos personales y colectivos existentes
  • Organizar estrategias y metodologías tantas veces como sea necesario
  • Revisar y evaluar los éxitos y las pérdidas

Si queremos construir equipos resilientes debemos considerar los siguientes factores para ser mas fuertes y tener a las personas del equipo más cohesionadas:

  • Cohesión, trabajando la flexibilidad
  • Comunicación sincera entre los miembros del grupo
  • Reafirmar un sistema de objetivos comunes
  • Resolución de conflictos a partir de las anteriores premisas

Por último, conocer que la resiliencia forma parte del proceso evolutivo de las personas y se debe promover desde la infancia y continuar entrenando a lo largo de vida. ¡Si consigues poner en práctica estos pequeños consejos, estarás mucho más preparado para afrontar cualquier situación por difícil que te parezca!

“Si quieres, puedes”, hay que tener una buena actitud para hacerlo. ¿Te animas?

Psicomotivación: Estado Interno

Una persona motivada trabaja mejor, se siente bien haciendo las tareas  y con menos tiempo hace mucho más.

La Motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene las conductas

La palabra motivación deriva del latín motivus o motus, que significa ‘movimiento’. Las diferentes escuelas de psicología tienen diversas teorías sobre cómo se origina la motivación y su efecto en la conducta. Todas aportan, desde diferentes perspectivas, conceptos clarificadores que explican cómo se origina EL MOTOR  de acción. Si queremos lograr resultados en la empresa hay que buscar el compromiso y la motivación de las personas. Es la energía que da el impulso necesario para conducir a las personas a depositar sus fuerzas en los objetivos para alcanzar los resultados.

Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace. Franklin D. Roosevelt

Por otra parte los nuevos estudios sobre neurociencia , nos muestran la configuración neuronal del cerebro. Un conjunto de neuronas, llamadas neuronas espejo, se activan de la misma manera cuando hacemos algo que cuando vemos hacerlo a otra persona. Son la clave de el aprendizaje por imitación, y contagian las conductas.

La motivación, a nivel cerebral, supone en un incremento del flujo sanguíneo que aporta nutrientes a las neuronas, básicamente oxígeno y glucosa. Esto hace que las neuronas tengan más energía disponible. Si tienen más energía, su funcionamiento es más eficiente y además pueden trabajar más tiempo sin cansarse.

Cuando estamos motivados el cerebro produce:

  • Dopamina, un neurotransmisor relacionado a los sentimientos de recompensa y de placer proactivo.

Las personas motivadas valoran su trabajo y lo pasan bien, les es más fácil mantener la motivación y volverse a motivar, dado que el cerebro busca repetir las experiencias que le proporcionan placer y recompensa.

Entonces ¿cómo activar la motivación?

  1. Valorando el trabajo y el rol de cada persona

  2. Permitir la realización personal y profesional de las personas

  3. Dar grado de autonomía

  4. Dar reconocimiento social o económico

  5. Aumentar el área de responsabilidad. 

  6. Desarrollar medidas a la conciliación e Igualdad

  7. Ofrecer desarrollo, formación y promoción profesional

Usando la llave mágica de la sorpresa, una emoción básica que tiene influencia en el aprendizaje.

La Sorpresa activa otra zona del cerebro que está muy cerca de la amígdala, el tálamo. El tálamo es el centro de la atención en el cerebro, forma parte de un circuito neuronal mucho más amplio, que comprende otras zonas del cerebro, ¡que es precisamente lo que activa y mantiene la motivación!

Motivar implica implementar mecanismos para alcanzar el bienestar del equipo, es todo un arte que requiere entrenarnos en:

  • Definir conjuntamente objetivos

  • Dar autonomía

  • Desarrollar la Creatividad

  • Dar apoyo 

La preparación es la clave del éxito – Alexander Graham Bell

 

 

El trabajar en equipo es vital para el éxito de una empresa

El trabajar en equipo es vital para el éxito de una empresa y un elemento clave para el desarrollo personal y profesional de las personas que en forman parte. Es por eso que las compañías cada vez están más convencidas de la necesidad de estimular las diferentes competencias que resultan claves para que el trabajo en equipo aporte los beneficios esperados en el desarrollo de cada proyecto.

Alcanzar el objetivo común es la motivación que debe impulsar a cada persona el desarrollo máximo de sus capacidades

Para trabajar en equipo hay que aprender a escuchar y valorar las opiniones de los demás, ya que nos hace ampliar perspectivas y nos enriquece. Un equipo que trabaja unido conoce las fortalezas y debilidades de cada miembro, y de esta manera se pueden repartir las tareas en función de la capacidad de cada persona.

El trabajo de todas las personas es importante. Los éxitos o los fracasos pertenecen a todos los miembros del equipo.

En Mail Boxes Etc. El Prat están convencidos de la necesidad de estimular las diferentes competencias que resultan claves para que el trabajo en equipo aporte los beneficios esperados en el desarrollo de cada proyecto dentro de la empresa

 

Hemos trabajado el que y como de esta competencia para darle sentido al equipo en el logro de los resultados

Ventajas para la empresa

Un equipo bien entrenado y eficiente completa las tareas con más rapidez y precisión, lo que permite a la compañía asumir más trabajo y generar más ingresos sin necesidad de contratar más personal.

Además trabajando en equipo surgen intercambios de ideas de más calidad, por lo que la empresa se beneficia de la gran variedad de sugerencias que provienen de equipos eficaces. La mejor manera de enfrentarse a retos particularmente difíciles es a través de personas que se identifican con los propósitos de la compañía, con un sentido de pertenencia respecto del compromiso una realidad.

Entrenando a los empleados de una compañía en las competencias que son la base del trabajo conjunto, se pueden conseguir procesos que hacen más fácil la consecución de objetivos, al tiempo que se contribuye a la mejora de la calidad de vida laboral los miembros del equipo, se agrega valor a los procesos y cada integrante pone al servicio del equipo sus más destacadas competencias.

Mientras más personas se comprometan con la realización de una actividad, mejores y más efectivos serán los resultados. Además esta fórmula es inherente a la calidad del ambiente laboral y el ánimo de los trabajadores, ya que logran desarrollar de manera eficiente la autoestima de cada persona de la organización.

El objetivo del trabajo en equipo es poner más capacidades, inteligencias, ideas y destrezas al servicio de una tarea o actividad, para que los resultados se den de manera más rápida y con más calidad 

¿Sabías que trabajar de manera conjunta y eficazmente se puede aprender y entrenar? ¿Te apuntas?

5 consejos para mejorar tu presentación al hablar en público

Si quieres estar genial en tu charla, puedes seguir estos 5 consejos para mejorar tu presentación al hablar en público.

Recuerda que previamente hay que saber que quieres conseguir, el objetivo, tener claro el mensaje que quieres transmitir, estructurar el discurso para dar sentido y conocer a la audiencia. Un solo mensaje que esté claro para todos!

¿Podrías resumir tu mensaje con un titular? ¿Cuál sería?

Para conseguir captar la atención de nuestro público y que nos recuerde tendremos que hacerlo especialmente interesante. Entusiasmar a la audiencia, desarrollar la empatía conectando con las emociones, esto lo podrás hacer a través “Storytelling” .

Recuerda que el mensaje debe transmitir fuerza, entusiasmo, confianza y debe tener coherencia.

Si estamos convencidos de nuestro mensaje y somos capaces de transmitirlo, es cuando somos convincentes para encomendar este entusiasmo .

Una vez que has construido el mensaje, un único gran mensaje, explicado de forma interesante, con un lenguaje que conecte, desarrolla la escenificación.

En las clases sobre neuro-oratoria explico que una presentación en público es como una pequeña obra de teatro: un actor principal, un guión, un escenario y un público.

El mensaje debe conectar con nuestro público, con las emociones. En la construcción de nuestro mensaje y en el acto mismo de comunicación tenemos que conseguir “tocar” a la gente. Llegar a su corazón.

Si es un espacio pequeño, no audiencia macro, debemos estar atentos al público, mirar a los asistentes a los ojos, leer sus reacciones para poder ser capaces de cambiar el cómo estamos comunicando en función de las respuestas que percibimos. Sé flexible.

Aquí te dejo 5 consejo a tener presentes cuando hables a una pequeña o gran audiencia.

Utilizar un lenguaje comprensible y adecuado al público, no es lo mismo hablar a un grupo de empresarios que a un grupo de estudiantes adolescentes.

Captar la atención con nuestra voz.  Una vez tenemos el mensaje clave debemos trabajar el cómo lo explicamos, como si fuéramos unos actores de teatro ensayando antes de salir en escena.

Posición corporal, el gesto. Con argumentos trabajados, seremos más creíbles cuando nuestro gesto nos acompañe y muestre coherencia entre lo que decimos y cómo lo decimos. Si nos creemos lo que decimos, seguro que con nuestro entusiasmo encomendaremos a nuestra audiencia.

 

Emocionar con historias vividas. Cuando explicas tu propia vivencia, tu propia experiencia y muestras empatía, poniéndote en el lugar de la audiencia, serás mejor comunicador.

 

Sé auténtico, creativo y suelta tu punto de humor. Prepárate alguna anécdota, algo divertido, algún ejemplo diferente. Argumentos que en algún momento de tu charla, reunión o ponencia, seguro que te servirán para poner la guinda al pastel.

Cuanto más natural posible. No intentes imitar, se tu mismo. ¿Sabes qué es lo mejor de ser tú? ¡Que te hace ser auténtico! ¡Cómo tú no hay nadie más!

¿Sabías que Demòstenes sufría auténtico pánico a hablar en público y sin embargo fue uno de los oradores de Atenas más elocuente?

Nervios, angustia, miedo, pánico? pase lo que pase, piensa que tú puedes entrenarte para hablar ante una audiencia!

¿Miedo a hablar en público? ¿de donde procede el miedo? y, ¿por que unos sienten más miedo que otros? El miedo es una emoción que nos protege pero en algunos momentos nos bloquea. Piensa que el miedo viene de lo que pensamos, no dejes que tus pensamientos te dominen … es mejor que los cambies. Podemos cambiar nuestros pensamientos? Si, y tanto, tenemos todo el poder para hacerlo, requiere pero esfuerzo y trabajo .

Piensa que la gente está aquí porque le interesa el tema, por lo que, aunque que estés nervioso no les importará si lo que dices es interesante, ¡así que sonríe!

Hablar en público aprende. Podemos desarrollar las habilidades necesarias para ser buenos comunicadores, ¿Qué te atreves?

Podemos hacerlo juntos, piensa que cada vez que tienes que hacerlo, es una oportunidad que se te presenta.

¿La quieres aprovechar?

Si quieres empezar tu entrenamiento contacta con info@mjtorrente.com

Podemos iniciar juntos el cambio que quieres conseguir.  ¿Cuando quieres empezar?

¡Te espero!

María José Torrente